MENSAJE A LOS JÓVENES PARTICIPANTES DE LA I CRISTIADA DE TALARA 2009

Muy queridos jóvenes de Talara:

El entusiasmo y el deseo de asumir el compromiso por transformar nuestra sociedad, los ha reunido hoy en la “I Cristiada – Talara 2009”. Somos conscientes que el ser humano vive en una crisis profunda, una crisis de esperanza, de valores y puntos de referencia sólidos. A pesar de todo, como lo han descubierto hoy a lo largo de su jornada, no se apaga el deseo del verdadero amor y de la auténtica felicidad.

Hoy, en el mundo que nos ha tocado vivir, se hace necesario ir contra corriente, ser signo de contradicción. Hoy, se hace necesario oponerse a las fáciles ilusiones y espejismo de felicidad inmediata como son la droga, el placer impuro, el alcohol y la violencia. Muchas personas esperan ver en ustedes a alguien que se atreva a vivir de acuerdo con la plenitud de humanidad manifestada por el Señor Jesús. No se olviden nunca que sólo Él, es capaz de llenar de sentido sus vidas y darles la felicidad que buscan y que no pasará.

Atrévanse a tener a Cristo como la medida de sus vidas. Los exhorto y aliento a ser amigos de Cristo, a ser sensibles a la llamada que les hace de seguirlo.

Como afirma el Santo Padre Benedicto XVI "Cristo es el verdadero 'tesoro' por el cual vale la pena sacrificarlo todo; Él es el amigo que nunca nos abandona porque conoce las esperanzas más íntimas de nuestro corazón". No hay mayor aventura que la de seguir al Señor Jesús y ser su amigo. La vida sólo vale la pena de ser vivida si se la quema en aras de un gran ideal. Y no hay mayor ideal en esta vida que seguir a Cristo en su Iglesia.

Para la tarea de contribuir a la edificación de una sociedad más justa y solidaria será necesaria una profunda conversión, una formación en la fe de manera integral y formar comunidades de amistad auténtica en Cristo.

Asimismo, será necesaria una vida espiritual seria y responsable que haga de la Misa dominical el centro de su vida cristiana.

Ustedes participantes de esta Cristiada, constituyen la esperanza de la Iglesia en nuestra región. Por ello a entregarse a fondo, con ilusión. Sueñen, y los sueños les quedarán cortos.

¡Ustedes serán una fuerza de cambio, de revolución auténtica en Cristo!, sean protagonistas en la Iglesia y desde la Iglesia para la vida del mundo. Hay mucha juventud que está hambrienta de encontrar lo que ustedes ya encontraron, hay mucha juventud que anhela que alguien les muestre a Cristo.

Queridos jóvenes: no tengan miedo al futuro. Una existencia plena y feliz no es un sueño irrealizable. Cristo es capaz de saciar las aspiraciones más íntimas de sus corazones. Y más aún: si permanecen unidos a Él serán capaces de realizar grandes cosas. Tengan la fe de Santa María. Ella en el misterio de la Anunciación – Encarnación nos enseña que nada es imposible para quien se fía de Dios y se entrega a Él. El mundo justo y reconciliado que soñamos es posible. La ansiada Civilización del Amor, es posible.

Los bendice con afecto y les pide sus oraciones,

San Miguel de Piura, 10 de octubre de 2009