¡TODOS POR LA MECHITA!

Exhortación Pastoral del Arzobispo Metropolitano a toda la Iglesia Arquidiocesana de Piura y Tumbes

Queridos hermanos y hermanas en el Señor Jesús:

El próximo 24 de septiembre celebraremos llenos de gozo la gran fiesta de Nuestra Señora de las Mercedes, Madre y Reina de nuestra querida Arquidiócesis y del Norte del Perú. Seremos miles los piuranos, tumbesinos, peruanos y hermanos en la fe venidos de otros países, los que peregrinaremos llenos de amor filial a su Santuario de Paita con el deseo de tener un encuentro con Aquella que es nuestra Madre. Lo haremos en busca de su bendición e intercesión maternal, con el deseo que Ella nos lleve más plenamente a su Hijo, el Señor Jesús, único Reconciliador del Hombre ayer, hoy y siempre. Nuestra Señora de las Mercedes te espera. No dejes de ir a Paita.

Nuestra querida “Mechita” o “Mamita Meche”, como tierna y filialmente nos dirigimos a Ella, nos acompaña desde los albores de la evangelización constituyente, es decir, desde el primer anuncio de la fe en el Perú; anuncio que selló la identidad cristiana y católica de nuestra Patria y de América Latina. Sin el catolicismo no podemos entender nuestro presente y menos aún podemos proyectarnos con confianza al futuro.

Sí; fue Nuestra Señora de las Mercedes, quien con su presencia maternal en Paita, guió a los misioneros de la primera hora en el anuncio del Evangelio, que es Cristo mismo, su Divino Hijo y nuestro Salvador. Por eso el Beato Juan Pablo II en su memorable visita a Piura el 04 de febrero de 1985, la proclamó con justicia “Estrella de la Evangelización”.

Haciendo un poco de historia

Cuentan las crónicas que la sagrada imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita, vio su culto nacer cuando Francisco Pizarro llegó al Perú y fue acompañado por religiosos de la Orden de la Merced, quienes se propusieron extender su devoción. Pero dentro de los misteriosos, pero siempre amorosos planes de Dios, el verdadero impulso de su devoción se daría en 1741. El 24 de noviembre de aquel año en horas de la noche, una flota pirata de navíos ingleses, comandada por el almirante George Anson, acostumbrados a la destrucción y el pillaje, bombardeó, saqueó e incendió Paita.

Anson quiso completar este cuadro de destrucción saqueando el templo donde se veneraba la imagen de “La Mechita”. El pirata al verla en su camarín con los brazos extendidos demandando paz a los desalmados que así invadían su casa, poseído de furia, se lanzó sobre la sagrada imagen de nuestra Madre descargándole su pesado sable. Más sus esfuerzos para decapitar la imagen de la Virgen fueron vanos ya que su espada se debilitaba y desafilaba a cada golpe, aumentando con ello su ira.

Al ver la inutilidad de su intento, irritado, más que admirado, por el milagro que acababa de presenciar, Anson ordenó a sus hombres que trasladaran la efigie de la Virgen a bordo de su buque.

Pero apenas llegados con su preciosa carga al navío, el mar, tan apacible de continuo, se embraveció de pronto, poniendo en peligro las embarcaciones piratas. Los tripulantes del buque en el cual se hallaba la Virgen de las Mercedes, sobrecogidos de pánico, la arrojaron al mar, calmándose al instante el furor de las aguas. Al día siguiente muy temprano cuando los buques ya habían levado sus anclas, varios pescadores que caminaban por la orilla, divisaron una figura blanca tendida en la playa. Grande fue su sorpresa cuando vieron que se trataba de la milagrosa imagen de Nuestra Señora de las Mercedes. La imagen de nuestra Madre fue llevada ese día en solemne procesión hasta su templo. Hasta nuestros días podemos observar en el cuello de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita, la sacrílega señal que causara la espada del bárbaro almirante inglés.

La Mechita nos ayudará a lograr la Seguridad Ciudadana

Desde ese momento la devoción a Nuestra Señora comenzó a crecer y a desbordar los límites de su Paita querida, para ser hoy amada y venerada por cercanos y lejanos. En verdad Dios saca bienes de males, porque como bien dice San Pablo: “Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que Él llamó según su designio” (Rom 8, 28). ”La Mechita” es la vencedora de Satanás y de todos sus secuaces, es decir de todos los agentes de iniquidad.

Por ello hoy en día en que la seguridad ciudadana es una de los problemas que más nos afligen, volvamos nuestra mirada a la Virgen y pidamos su intercesión y ayuda maternal para vernos libres de todos los males, especialmente de la delincuencia común y del crimen organizado; del narcotráfico y de los remanentes del terrorismo. Vencedora ayer de piratas y corsarios, “La Mechita” nos ayudará hoy en la lucha contra el mal y en la victoria sobre aquellos que se empeñan en arruinar nuestra tierra (ver Ap 11, 18).

Restauremos la Casa de nuestra Madre: “Todos por la Mechita”

Desde mi llegada a esta querida Arquidiócesis de Piura y Tumbes, he tenido el deseo de emprender una campaña para la restauración y puesta en valor del Santuario y Basílica de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita, ubicado en el Cerro de las Tres Cruces. Construido hace 40 años con una tecnología innovadora y adornada con bellos vitrales, el Santuario ha sufrido con los años, y debido mayormente por estar construido sobre un suelo de arcilla expansiva, fenómenos de hundimiento y/o levantamiento así como problemas de desgaste y corrosión, que hacen hoy urgente e impostergable su restauración.

Gracias al aporte de la Universidad de Piura y del prestigioso Politécnico de Milán de Italia; así como al apoyo de la Municipalidad Provincial de Paita, la Hermandad de Nuestra Señora de las Mercedes, la Marina de Guerra del Perú y otras instituciones de nuestra Región, a partir del año 2007 hasta la fecha se realizaron estudios encaminados, primero, a verificar el estado del templo y posteriormente a elaborar un proyecto para la consolidación de las estructuras y remozamiento arquitectónico del Santuario de Paita. Dicho proyecto tiene un costo total de aproximadamente S/. 2’900,000 (dos millones novecientos mil nuevos soles). Con su realización quedarán definitivamente solucionados los problemas y la Basílica de nuestra Madre recuperará todo su esplendor.

Por ello quiero convocar a todos, en primer lugar a los fieles cristianos y devotos de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita, pero también a las autoridades de la Región y de la Provincia, a los Gobiernos Locales, Instituciones y a los Empresarios, a sumarnos a una gran campaña “Pro Fondos Restauración del Santuario y Basílica de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita”, la cual comenzará el próximo domingo 25 de septiembre con una Colecta Extraordinaria en todas las parroquias e iglesias de la Arquidiócesis que habitualmente están abiertas al culto, así como en los movimientos eclesiales, hermandades, sociedades, cofradías, asociaciones laicales, colegios parroquiales y colegios que son promovidos por instituciones religiosas.

A esta iniciativa seguirán otras muchas acciones más que próximamente iremos dando a conocer. Me alegra informarles que para ello he decidido la formación de una “Comisión Especial Arquidiocesana Pro Restauración del Santuario y Basílica de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita”. El trabajo para hacer realidad este anhelo de todos nosotros será de largo aliento, por lo que los invito a no ceder al pesimismo y a la desilusión, porque como bien nos enseña el profeta Isaías: “Señor tú nos darás la paz, porque todas nuestras empresas nos las realizas Tú” (Is 26, 12). Asimismo contamos con la ayuda de “Nuestra Mechita”. Ella, que con el beneplácito del Señor, escogió Paita para poner su Casa como signo de su amor de predilección por nosotros, será la primera que mirará con amor lo que por amor hagamos por Ella.

De otro lado es lo menos que nosotros sus hijos en la fe podemos y debemos hacer por Ella. ¡Cuántas bendiciones, cuántos favores, cuántas gracias recibidas a lo largo de estos siglos hasta nuestros días por medio de sus manos! ¡Cuántas vidas salvadas de la muerte física y eterna, cuantos pecadores convertidos, cuántas desgracias superadas, gracias a su amor maternal que es inmenso como el Mar de Grau que baña nuestras costas y que Ella bendice desde su Santuario.

¿Seremos indiferentes y mezquinos con Aquella que lo dio todo por nuestra salvación; que nos dio a Jesús, el fruto bendito de su vientre como nuestra reconciliación y que con amor maternal nos cuida desde hace siglos en Paita? Estoy seguro que no. Piuranos y Tumbesinos, y devotos en general, nos pondremos de pie para hacer de esta Campaña una maravillosa oportunidad para testimoniar nuestra fe católica y nuestro profundo amor filial a Santa María, “La Mechita”, nuestra querida “Mamita”. Somos más de un millón y medio de católicos en nuestra Arquidiócesis. Si cada uno diera tan sólo dos nuevos soles, la meta la alcanzaríamos con gran rapidez.

Estoy seguro que el reconocido fervor y fe de nuestro pueblo hará posible el milagro y que haremos de este reto una ocasión preciosa para renovar nuestra fe cristiana, para crecer en nuestra pertenencia a la Iglesia y para impulsar la Nueva Evangelización que tanto necesita nuestra Iglesia particular de Piura y Tumbes. Queridos hermanos: como lo hicieron nuestros antepasados, estemos a la altura de este desafío. Para quien cree, espera y ama todo le es posible.

Con profundo amor filial te rezamos, Madre de todas las mercedes

Amadísima “Mechita”, nuestra “Mamita” del Cielo. Bendice el amor de tus hijos que queremos embellecer tu Casa de Paita como signo de gratitud por todas tus bendiciones y del profundo amor filial que tenemos por ti. Que por tu poderosa intercesión el Señor nos conceda esta merced.

Acógenos con lazos de profundo amor, de tal manera que siempre podamos vivir adheridos al Señor Jesús, tu Hijo; Él que es el único Camino de realización personal; la Verdad total que da alas a nuestra libertad; y la Vida plena que sacia el hambre de infinito que tiene nuestro corazón.

Ponemos bajo tu maternal protección y auxilio esta obra, implorándote que nos obtengas de tu Hijo las gracias que necesitamos para llevarla a buen término, y así el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo serán glorificados en todo tiempo y lugar, por Ti, la Inmaculada Virgen María. Que así sea. Amén.

San Miguel de Piura, 18 de septiembre de 2011

domingo 18 septiembre, 2011