Boletín Informativo



RSS
Oración por las vocaciones Colecta de Solidaridad para emergencias
Solemnidad de María Auxiliadora PDF Imprimir E-Mail

María Auxiliadora25 de mayo (Oficina de Prensa).- El día de ayer, en que conmemoramos a Santa María, Auxilio de los pecadores, Monseñor Luciano Maza Huamán, Vicario General de la Arquidiócesis de Piura, celebró la Santa Misa en el Santuario María Auxiliadora, ubicado en el antiguo local del Colegio Don Bosco de nuestra ciudad.

Esta Santa Eucaristía fue concelebrada por los sacerdotes Salesianos de las comunidades de Castilla y Bosconia: P. Pedro Davrowski, P. Casimiro Iraola, P. Juan Perucchi, P. José Antonio Pachas, P. Alcibíades Ramos; y por los presbíteros, P. Miguel Medina, párroco de la Parroquia San Miguel Arcángel y el P. José Nunura, párroco de la Parroquia San José de Tumbes.

María AuxiliadoraMonseñor Maza, ante la gran asistencia de familias salesianas que colmaron el tradicional santuario, resaltó la importancia de la evangelización en valores y virtudes, a través de la intercesión y pedagogía eficaz de María Auxiliadora, para formar hogares auténticamente cristianos: “La presencia de María tan eficaz en su intercesión en las Bodas de Caná, es una escena que se repite actualmente en cada hogar cristiano… En estos tiempos, en que vivimos en un mundo que nos desconcierta, miremos a María para que nos ayude a fortalecer nuestra fe y nuestra confianza en su Hijo. Ella nos remite a su Él diciéndonos “Hagan lo que Él les diga” ”.

Al finalizar la homilía, seis damas pasaron a formar parte de la Asociación de María Auxiliadora (ADMA), mediante la realización de una Promesa a la Santísima Virgen, asumiendo tres compromisos: propagar en el mundo entero su devoción, fomentar el culto a Jesús Sacramentado y la comunión frecuente, y promover vocaciones sacerdotales y religiosas a través de la oración. La actual presidenta de esta asociación es la Sra. Mirtha Rodríguez de Souza.

María AuxiliadoraPosteriormente, a las 6:00 de la tarde se dio inicio a la acostumbrada procesión de la imagen que partió del Santuario ubicado en el Jr. Libertad para realizar su tradicional recorrido en nuestra ciudad. Esta procesión estuvo acompañada con fervientes cantos y rezos del Santo Rosario de centenares de devotos que abarrotaron las calles.

Esta devoción a María Auxiliadora ha sido propagada en nuestra región por la Congregación de los Salesianos a lo largo de estos cerca 101 años de permanencia en estas cálidas tierras, trabajando en la formación de la juventud a través del colegio salesiano Don Bosco y de obras misionales.

A continuación les ofrecemos la historia de la devoción.

María Auxiliadora

María Auxiliadora

María AuxiliadoraEtimológicamente significa “princesa de las aguas, en lengua siria y espejo o iluminación” en lengua hebrea.

Ya en la antigua Iglesia de Grecia, Egipto, Antioquía, Efeso, Alejandría y Atenas llamaban a la Virgen Auxiliadora. San Juan Damasceno, en el 749, propagó la jaculatoria de María Auxiliadora, rogad por nosotros.

En la batalla de Lepanto, en el siglo XVI, cuando los musulmanes invadían Europa de forma intolerante para la religión, el Papa Pío V llamó a los príncipes católicos en defensa de la religión católica.

Formaron un gran ejército con el que derrotaron a los musulmanes el 7 de octubre de 1572.

Napoleón encarceló al mismo Papa Pío VII. Fue entonces cuando el Papa hizo la promesa a la Virgen. "Oh Madre de Dios, si me libras de esta indigna prisión, te honraré decretándote una nueva fiesta en la Iglesia Católica".

Napoleón decía:"Las excomuniones del Papa no son capaces de quitar el fusil de la mano de mis soldados". En los campos fríos de Rusia comprobó que sus palabras eran falsas. El Papa volvió a su sede de Roma el 24 de mayo de 1814.

Pero el gran apóstol y propagador de esta devoción mariana fue, sin duda, san Juan Bosco y la Familia Salesiana que él fundó al final del siglo XIX.

María AuxiliadoraToda su vida está íntimamente unida a la Virgen Auxiliadora. El 9 de junio de 1868 consagró en la industrial ciudad de Turín un gran templo con el título de María Auxiliadora.

Su construcción empezó con algunos céntimos de euros. Pero debido a los milagros que se obraban en aquella basílica, la gente se volcó dando limosnas. Don Bosco solía decir: "Cada ladrillo de este templo corresponde a un milagro de la Virgen".

Y todavía, en la solemne novena que tiene lugar cada año del 15 al 24 de mayo, la Familia de Don Bosco repite a menudo: "Propagad la devoción a María Auxiliadora y veréis lo que son milagros". Es un título tan popular que entra, según cuentan los numerosos misioneros salesianos, en todos los países y continentes.

María Auxiliadora

María Auxiliadora

 
< Anterior   Siguiente >